Imprimir

PREPARACIÓN:

 

Corte el coliflor gajo por gajo y si cada parte es grande divídalo en 2 o 4 partes, cocine a media en agua salada y escúrralo, dejando que se enfríen el colador. En un recipiente de vidrio bata los huevos, agregue la leche, el ajo, el perejil, el queso pecorino, mezcle bien y agregue harina de trigo hasta formar una pástela suave. Lleve al fuego una sartén honda con aceite, pase los gajos de coliflor por harina, sacuda el exceso, páselo por la pástela y fríalos con el aceite caliente. Colóquelos sobre papel absorbente, y luego sírvalo caliente. También fríos son sabrosos.